viernes, 15 de diciembre de 2017

SLAShM: NSM lanzado desde submarino

Kongsberg muestra el NSM lanzada desde submarino

Shephard


Kongsberg NSM lanzado desde submarino

Mostrando su variante lanzada por submarinos del misil de la huelga naval (NSM) Los funcionarios de Kongsberg dijeron que si bien no estaba dirigido a un requisito marítimo nacional específico, demostró el desarrollo continuo del sistema.

Bien madurado en este punto, el NSM ha estado en desarrollo por Raytheon y Kongsberg durante varios años. En 2014 el sistema realizó una prueba de lanzamiento del USS Coronado como parte de las demostraciones para la Marina de los EE.UU.

El misil siguió la trayectoria preestablecida hacia un buque objetivo a 100nm; localizar y golpear el objetivo en el punto de golpe preseleccionado.

En 2015 Raytheon y Kongsberg formaron un acuerdo de colaboración para el NSM, descrito como el segundo paso en los esfuerzos de las empresas para cumplir con los requisitos ASuW en el mercado internacional.



Kongsberg NSM lanzado desde submarino

Kyrre Lohne, Vicepresidenta de Comunicaciones Estratégicas, explicó que el desarrollo de la variante submarina NSM ha sido "un camino pequeño", y agregó que el refuerzo de la carga y la entrega de misiles fueron las principales adaptaciones al sistema.

Aunque no existe actualmente un requisito nacional para una capacidad de este tipo lanzada por submarinos en Europa, la evolución continua de los programas en curso en la región podría dar lugar a una demanda de tal capacidad en el futuro.

El NSM también está siendo adaptado para adaptarse a los cazas noruegos F-35, proporcionando una capacidad de aire a superficie de largo alcance.

El NSM tiene un alcance efectivo de más de 200 km contra objetivos terrestres y marinos y la principal capacidad ofensiva para la defensa costera naval y terrestre noruega y polaca.

jueves, 14 de diciembre de 2017

ARA: Criterios para denominación de buques

¿Por qué los submarinos llevan nombres de provincias?

Cada tipo de embarcación de nuestra Armada debe respetar un criterio específico al recibir su denominación, sean submarinos, destructores, barreminas, fragatas, avisos o lanchas patrulleras
Daniel Balmaceda | LA NACION



En la Argentina, un submarino se bautiza con el nombre de provincias

En la Argentina, podemos bautizar un submarino con los siguientes nombres: Santa Fe, Santa Cruz, San Juan, Santiago del Estero, San Luis y Salta. ¿Por qué? Porque a partir de 1981 se establecieron normas generales para la asignación de nombres a las Unidades de la Armada. Por ejemplo, los submarinos llevan nombres de provincias y territorios. La norma establece que "se preferirán aquellos cuyos nombres comiencen con la letra S o del litoral marítimo".

Los destructores, fragatas y corbetas, en cambio, deben evocar en sus nombres a próceres navales o "denominaciones tradicionales de buques históricos de preponderante actuación". Es el caso de la fragata Sarmiento, el destructor Almirante Brown o la corbeta Espora.

¿Otros barcos? Los rompehielos emplean para su denominación accidentes geográficos, canales, estrechos en aguas antárticas argentinas; o nombres relacionados históricamente con la Antártida Argentina. En este caso, el rompehielos Almirante Irízar recuerda al capitán Julián Irízar, comandante de la expedición que partió a la Antártida en 1903 para rescatar un buque sueco.

Los avisos, buques de salvamento y remolcadores de mar rinden homenaje a marinos o civiles que hayan prestado servicios valiosos a la Armada. El aviso Alférez Sobral -atacado durante el conflicto de Malvinas- recuerda al marino argentino José María Sobral, quien se había sumado a la expedición sueca, aquella que debió ser rescatada por Irízar, en su viaje de 1903 por la Antártida.

Los buques-escuela deben evocar ideales de la nacionalidad (ejemplo, el buque escuela Libertad) o nombres de antiguas unidades que hayan desempeñado esas funciones o de combates navales. Mientras que las naves encargadas de investigaciones científicas, los buques hidrográficos, oceanográficos y balizadores deben hacen referencia a ciudades con puertos marítimos. El buque hidrográfico Comodoro Rivadavia cumple la norma.

Por su parte, las lanchas rápidas, patrulleras o torpederas de menos de doscientas toneladas se bautizan con ciudades ribereñas de litoral fluvial o nombres de raíz indígena de la zona de operaciones. Ejemplo: las lanchas patrulleras Baradero y Clorinda.

En cuanto a los remolcadores de puerto y dragas deben referir a tribus aborígenes (como los remolcadores Ona y Diaguita). También son válidos en estos casos los nombres de caciques que hayan cooperado en la organización del país, o peces de la fauna marítima argentina.

Barreminas, cazaminas y minadores se ven instados a utilizar nombres de provincias no incluidas en la nómina de los submarinos. Es el caso de los barreminas Neuquén y Formosa. La nomenclatura continúa con las lanchas hidrográficas, que deben utilizar nombres de aves de la fauna marítima argentina, como la lancha hidrográfica Cormorán.

Más allá de los buques, las bases navales, aeronavales o de infantería de marina emplean la denominación de lugares geográficos (Base Naval Zárate) e históricos, de figuras destacadas de la Armada que con su accionar hayan contribuido al prestigio y progreso de la misma, o de combates navales.

Una buena forma de preservar la memoria de nuestra geografía y de aquellos que sirvieron a la Patria desde sus aguas.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Buque escuela Jean d'Arc (Francia)

Jeanne d'Arc

Llegada al Callao del "Grupo Escuela de Aplicación de los Oficiales de la Armada" (GEAOM) de la Armada francesa el día 7 de Enero del 2002

Este articulo sale retrazado por que se cubrió este evento cuando estábamos de vacaciones.



Crucero porta helicópteros Jeanne d' Arc La llegada del Grupo Escuela compuesto por el Crucero porta helicópteros Jeanne d' Arc y la Fragata antisubmarina Georges Leygues, se presenta en un marco muy especial para la Marina de Guerra del Perú. Como es sabido, la adquisición de un buque escuela se encuentra en evaluación dentro del marco de mejora de la educación en el país y la reestructuración de las fuerzas armadas.

Francia, plantea una propuesta educativa muy directa para sus oficiales y a la vez cubre un gran espectro de temas de enseñanza basado en la ejecución de los conocimientos adquiridos a través de la práctica.



Un Oficial recién graduado está listo para operar en cualquier nave de su flota.
De 36 semanas de instrucción, 21 son dictadas en el mar. Durante este crucero de instrucción se realizan maniobras entre los dos buques de guerra superficie-superficie, guerra antisubmarina y maniobras y control de aeronaves. En su fase en el Mediterráneo harán ejercicio contra aviones.

Felicitamos a la tripulación francesa por su la calidad profesional y cultural, que sin duda refleja las buenas relaciones entre el Perú y Francia a lo largo de la historia. Las facilidades brindadas a los medios de prensa fueron más que suficientes, sin escatimar ningún pedido para visitar zonas de la nave.

La habitabilidad del buque es muy buena; contando entre otras cosas, con buena ventilación e iluminación natural. Los camarotes para los alumnos son como mini departamentos de 4 dormitorios, con una cámara central donde cuentan con una gran mesa de estudio y una sala donde tienen un equipo de música y una computadora. Cada dormitorio es para 3 alumnos, lo que hace un total de 12 personas por cada camarote.

Fragata antisubmarina Georges LeyguesSi bien este crucero ya está apunto de cumplir 40 años de servicio, el hecho de operarlo como buque escuela y embajada de Francia, hace que se encuentre en magnífico estado, no como otros buques franceses que nos han visitado y que dejaron mucho que desear.



Nos queda como ejemplo claro que el CM Almirante Grau puede desempeñar un excelente rol como buque escuela pudiendo este embarcar mas personal que la Jeanne d'Arc. Hacer buque escuela el GRAU no garantiza su existencia y se evitaría el triste destino de venderlo como chatarra como su hermano el Aguirre.

WAR BOOK

martes, 12 de diciembre de 2017

Polonia proveerá buque SAR a Vietnam

Polonia construirá buques de búsqueda y rescate para Vietnam





Nave SAR de Cenzin

TSAMTO - El presidente polaco Andrzej Duda y el presidente vietnamita Chiang Dai Kuang firmaron un acuerdo marco de préstamo en Hanoi sobre la construcción de seis barcos de búsqueda y rescate.

Los barcos se usarán para operaciones de búsqueda y rescate en el mar.

Según Jane's Navy International, el proyecto, estimado en 200 millones de euros ($ 237 millones), se implementará bajo la dirección de Cenzin, un miembro del Grupo de Armamentos Polacos PGZ (Polish Armaments Group).

De acuerdo con los términos del contrato, la compañía de Gdansk Remontowa Shipbuilding construirá las dos primeras naves. Los cuatro restantes serán construidos en Vietnam. Polonia garantizará la transferencia de equipos de tecnología y equipos.

Según Cenzin, se espera que el contrato se firme en los próximos meses, y la construcción del primer barco comenzará en 2018. El proyecto debería implementarse dentro de cuatro años.

La construcción de barcos de búsqueda y rescate será el segundo proyecto de la compañía polaca en Vietnam (ahora Cenzin está trabajando en la creación de una infraestructura de investigación para la Universidad Marítima de Vietnam en Haiphong).

TSAMTO

domingo, 10 de diciembre de 2017

ARA San Juan: Analista de la CIA dice que explotó en un segundo y mató a todos instantáneamente

Un informe revela que el submarino colapsó en menos de un segundo

Un analista de la inteligencia naval de EE.UU. sostiene que los 44 tripulantes murieron en forma instantánea
Mariano De Vedia || LA NACION

En su última comunicación, el jefe de operaciones del ARA San Juan transmitió la intención de "ir a 40 metros de profundidad para entrar al tanque de baterías, evaluar la avería y ampliar información". Según pudo saber la nacion, muchos marinos comienzan a preguntarse si esa decisión de revisar la avería constituyó el paso previo a una explosión.




Respuestas oficiales no hay, pero ese interrogante podría corresponderse con las conclusiones de un informe de la Oficina de Inteligencia Naval de los Estados Unidos, que analizó la señal acústica detectada el 15 de noviembre por la Organización del Tratado de Prohibición de Ensayos Nucleares y determinó que el submarino sufrió un colapso letal, que liberó una energía similar a una explosión de 5700 kilos de TNT, a 380 metros de profundidad.

El informe, al que tuvo acceso La Nación, fue elaborado por el analista acústico Bruce Rule y arriesga la tesis de que los 44 tripulantes murieron en forma instantánea, sin saber probablemente lo que pasaba.

El informe del especialista de la Oficina de Inteligencia Naval de EE.UU. -país que aportó varias unidades navales y aéreas para el operativo de búsqueda y rescate- concluye que el ARA San Juan se hundió verticalmente, a una velocidad de 10 a 13 nudos (18 a 24 kilómetros por hora).

"Aunque la tripulación pudo haber sabido que el colapso era inminente, nunca supieron qué estaba ocurriendo. No se ahogaron ni experimentaron dolor. La muerte fue instantánea", indica, lapidario, el autor del informe,

Su conclusión coincide con la polémica apreciación que la semana pasada formuló el ministro de Defensa, Oscar Aguad, al admitir en televisión que los tripulantes están muertos.

Se estima que el informe de Rule llegó a manos de la Armada, aunque no se le dio crédito oficial.

LA NACION consultó a la Fuerza Naval acerca del contenido del informe, pero no obtuvo respuesta.

Rule es analista acústico principal de la Oficina de Inteligencia Naval de EE.UU. Al analizar los datos del "evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear consistente con un explosión" -como lo definió en su momento el vocero de la Armada, capitán Enrique Balbi-, el informe precisa que la señal acústica fue producida por el colapso del casco de presión del ARA San Juan, a una profundidad de 380 metros.

El investigador llega a la conclusión de que el casco fue "completamente destruido en aproximadamente 40 milisegundos", una fracción de tiempo que representa "la mitad del tiempo mínimo requerido para el reconocimiento cognitivo de un evento".

Explica, además, que "la energía liberada por el colapso fue producida por la conversión casi inmediata de la presión del mar en energía cinética", en un movimiento del pistón de agua que ingresó al casco a una velocidad aproximada de 1800 millas por hora (2900 kilómetros por hora).

El informe de Rule no tiene en cuenta el estado en que se encontraba el submarino ni la reparación de media vida a la que fue sometida entre 2009 y 2014, durante el gobierno de Cristina Kirchner. Se limita, básicamente, a interpretar los datos que registraron la explosión. Y estima que el impacto que pudo haber sufrido al chocar con el del mar "no habría producido un evento acústico detectable a larga distancia".

Al señalar que antes de la explosión el submarino ARA San Juan pretendía sumergirse y continuar su tránsito hacia el norte, rumbo a Mar del Plata, el casco colapsó a las 10.58 del 15 de noviembre, tres horas y media después de su último contacto.

La entrada de agua

El comandante del submarino, capitán Pedro Martín Fernández, había advertido en un mensaje anterior por radiofrecuencia, a las 6 de la mañana de la fatídica jornada del 15 de noviembre, que "la entrada de agua de mar por el sistema de ventilación al tanque de batería N° 3 provocó un cortocircuito y el comienzo de un incendio en el balcón de las barras de la batería".

Añadía el comandante de la nave, según los mensajes difundidos el miércoles pasado por la Armada, que "las baterías de proa están fuera de servicio, en el momento de la inmersión" y que el submarino se encontraba "propulsando con un circuito dividido".

Fuentes navales consultadas por LA NACION niegan absolutamente la posibilidad de que el ARA San Juan haya sido víctima de un ataque.

"Hoy todo lo que se mueve en el mar está totalmente registrado. Nada se mueve en el mar sin que las potencias mundiales lo sepan. Si hubiera habido un inconveniente con algún submarino británico, Rusia o China habrían salido inmediatamente a denunciarlo", precisó un oficial retirado.

Lo concreto, sin embargo, es que a pesar de que todo lo que pasa en el mar está registrado, el submarino ARA San Juan no aparece.

Más allá del trágico instante que les tocó padecer a los 44 tripulantes, la comunidad marina mantiene el espíritu de cuerpo y apoyan en general el criterio de la Armada de mantener la expectativa de los familiares hasta que no haya constancias de un desenlace fatal.

Antecedentes

La historia del siglo XX reconoce varios casos de submarinos que fueron víctimas de tragedias. La mayoría de las veces, sin sobrevivientes.

El informe de Rule cita el hundimiento del USS Scorpion, de la Armada norteamericana, que se hundió lentamente durante 22 minutos cerca de las islas Azores, hasta que colapsó, a 4000 metros de profundidad, en mayo de 1968, en medio de la Guerra Fría.

En un caso similar al ARA San Juan, se presume que en el Scorpion ingresó agua salada a las baterías, lo que produjo una brusca emisión de gas de hidrógeno que mató a la tripulación. Quedó flotando la hipótesis de si la entrada de agua se produjo por un impacto de torpedos de un submarino soviético.

En referencia al ingreso de agua en el compartimento de baterías, el propio Rule sostiene que "existe la posibilidad de que una secuencia similar de eventos ocurriera a bordo del submarino San Juan".

Cinco años antes se había hundido el submarino nuclear Thresher, a 2300 metros de profundidad. Otra pérdida militar para Estados Unidos durante la pulseada con la entonces Unión Soviética. El submarino se había lanzado a una prueba de inmersión para precisar hasta qué profundidad podía llegar y, en medio de esa experiencia, colapsó y se hundió.

Más reciente está el recuerdo del submarino ruso Kursk, que en agosto de 2000 se hundió con 118 tripulantes, luego de sufrir dos explosiones sucesivas en la sala de torpedos. Se estima que la última era equiparable a un terremoto de poco más de 4,2 grados en la escala de Richter.

Localizada al día siguiente, hubo que esperar otros diez días para alcanzar la escotilla del submarino. El operativo rescate se extendió durante más de un año, hasta que el 8 de octubre de 2001 se rescató al Kursk desde el fondo del mar. Tuvo un costo de US$ 65 millones.

Trafalgar


Batalla de Trafalgar





La batalla de Trafalgar, también conocida como el combate de Trafalgar,​ fue una batalla naval que tuvo lugar el 21 de octubre de 1805, en el marco de la tercera coalición iniciada por Reino Unido, Austria, Rusia, Nápoles y Suecia para intentar derrocar a Napoleón Bonaparte del trono imperial y disolver la influencia militar francesa existente en Europa. La batalla de Trafalgar se produce frente a las costas del cabo de Trafalgar, en Los Caños de Meca, localidad del municipio gaditano de Barbate. Dicha batalla naval está considerada como una de las más importantes del siglo XIX, donde se enfrentaron los aliados Francia y España (al mando del vicealmirante francés Pierre Villeneuve, bajo cuyo mando estaba por parte española el teniente general del mar Federico Gravina) contra la armada británica al mando del vicealmirante Horatio Nelson, quien obtuvo la victoria. En la actualidad, la céntrica plaza londinense de Trafalgar Square conmemora dicha victoria.

Los acontecimientos históricos que precedieron a esta batalla se han de encontrar en el intento frustrado por parte de Napoleón de invadir las islas británicas, en el que la escuadra franco-española debía distraer a la flota británica y alejarla del canal de la Mancha para dirigirla hacia sus posesiones en las Indias Occidentales. Este plan de distracción fracasó, y se agravó con la consiguiente derrota de Finisterre4​ (22 de julio de 1805). Tras esta derrota, la flota se dirigió al puerto de Cádiz, de donde zarparía el 19 de octubre hacia Trafalgar.

La flota franco-española se vio bloqueada en Cádiz por Nelson, y en septiembre Napoleón ordenó a Villeneuve navegar a Nápoles para despejar el Mediterráneo del hostigamiento de los buques británicos, pero no obedeció esta orden, permaneciendo en puerto. A mediados de octubre, conociendo las intenciones de Napoleón de sustituirle por el almirante François Étienne de Rosily-Mesros y enviarle a París para pedirle cuentas por sus acciones, se adelantó a la llegada de su reemplazo y partió de Cádiz con la flota combinada el 18 de octubre.

El total de 34 buques se encontró entonces con la flota de Nelson cerca del cabo de Trafalgar, y el 21 de octubre tuvo lugar un encuentro naval: la batalla de Trafalgar, donde la flota franco-española fue derrotada por la Armada Real británica. Nelson fue herido de muerte durante la batalla, convirtiéndose en uno de los más grandes héroes de guerra de Gran Bretaña. Villeneuve y su buque insignia, el Bucentaure, fueron capturados por los británicos junto con otros muchos buques españoles y franceses. Por su parte, el comandante Pierre-Étienne-René-Marie Dumanoir decidió huir con cuatro navíos en los primeros compases de la batalla. El almirante español Gravina logró alejarse del campo de batalla con parte de la flota pero sucumbió meses más tarde por las heridas sufridas durante la batalla.

Los barcos capturados por la flota inglesa fueron llevados hasta el puerto de Gibraltar. Sin embargo, la fuerte tormenta que se desencadenó en las aguas del estrecho pocas horas después de la batalla, hizo que algunos barcos, dado su malogrado estado se fueran a pique en las costas gaditanas u onubenses ante la imposibilidad de resistir el remolque. Navíos como el Neptuno y el Santa Ana pudieron ser recuperados gracias a la acción de Julien Marie Cosmao-Kerjulien, quien regresó a aguas de Trafalgar con una flota de seis barcos dos días después.

El viernes 21 de octubre de 2005, en el bicentenario de la batalla, se celebró en aguas de Trafalgar una ceremonia en el recuerdo de los caídos aquel día con representantes de España, Francia y Reino Unido. El entonces ministro de Defensa español José Bono arrojó al mar seis coronas de laurel desde el portaaviones Príncipe de Asturias, en un acto en el que fue escoltado por las fragatas francesa Montcalm y la británica HMS Chatham.5​6​7​


Trasfondo histórico y antecedentes

La reciente alianza entre Carlos IV de España y Napoleón I de Francia, merced a los tratados de San Ildefonso8​(1796) y Aranjuez9​(1800) firmados con la anterior República Francesa y por el interés de la recuperación de Gibraltar, obligaban a España no solo a contribuir económicamente a las guerras de Napoleón, sino a poner a disposición de éste la Armada10​11​ para combatir a la flota británica que amenazaba las posesiones francesas del Caribe.

Dado que la intención última que perseguía Napoleón al querer anular a la flota británica era abrirse camino para una futura invasión de las islas británicas, se urdió un elaborado plan para distraer a la marina británica mientras se efectuaban los preparativos de dicha invasión. Al tiempo que las numerosas tropas de infantería francesas se agrupaban en Boulogne-sur-Mer (cerca del paso de Calais) a la espera de transporte marítimo, la escuadra francesa al mando de Villeneuve se uniría con la española, iniciando una acción sobre las posesiones británicas del Caribe que tenían como finalidad atraer al afamado almirante Nelson a la zona, alejándolo del canal de la Mancha.

Nelson llegó finalmente a la isla de Antigua a principios de junio de 1805. Mientras tanto, la escuadra combinada dio media vuelta y abandonó el Caribe rumbo a la costa atlántica francesa. Pero al llegar a las costas gallegas, la combinada se encontró con la flota que mandaba el almirante Robert Calder, que, avisado del retorno de la flota mandada por Villeneuve, levantó el sitio sobre los puertos de Rochefort y Ferrol y marchó hacia el cabo Finisterre, donde ambas se enfrentaron el 22 de julio. Tras horas de combate, el almirante Calder manda cesar el fuego al echarse la noche.

A la mañana siguiente, con niebla y una confusión general, ambas flotas se encuentran a 27 km de distancia. Calder, con dos navíos españoles capturados[cita requerida] y evitando otro combate con la intención de no dañar más aún sus navíos, marcha rumbo norte. Villeneuve se dirige al puerto de La Coruña, donde llega el 1 de agosto, con la intención de reparar sus navíos. Desobedeciendo las órdenes de Napoleón —que le mandaban dirigirse a Brest y Boulogne— se dirige hacia el sur, refugiándose en el puerto de Cádiz, a donde llega el 21 de agosto.

Visto desde una perspectiva histórica es posible que esta retirada le sirviera a Napoleón para continuar en el poder, ya que es dudoso que, de haber embarcado a su Grande Armée12​ hacia el Reino Unido, hubiera podido resistir a las fuerzas combinadas de Austria y Rusia que estaban preparando el ataque por el este y a las que, con posterioridad, vencería en la batalla de Austerlitz.13​ Por lo que sea, por suerte o por casualidad, la derrota que la flota combinada sufriría en Trafalgar afianzaría la posición de Napoleón en el continente. Aunque haber conseguido vencer al Reino Unido hubiera sido un gran espaldarazo a sus planes europeos, y todo un cambio de rumbo estratégico del continente. Quizás incluso hubiera anulado a rusos y austriacos, los cuales dependían del suministro marítimo británico, dado el bloqueo continental14​ existente. Con la flota franco-española atracada en el puerto de Cádiz, Napoleón cambió de estrategia y ordenó que se dirigieran a apoyar el bloqueo de Nápoles, al tiempo que enviaba un sustituto para Villeneuve, que había caído en desgracia a ojos del Emperador. La llegada del sustituto de Villeneuve pudo ser uno de los motivos por el cual se adelantó la salida de la flota hacia Trafalgar.

Estado de la flota española

La reciente epidemia de fiebre amarilla que había azotado Andalucía entre 1802 y 1804 dejó a la flota española sin la cantidad suficiente de tripulantes, por lo que muchos de los marineros tuvieron que ser reclutados en una apresurada y obligada leva. Estos marineros eran de diversos orígenes: mendigos, campesinos, soldados de infantería, incluso reclusos liberados... Por otro lado, el estado mismo de los buques era lamentable, tanto que algunos capitanes españoles habían sufragado de su bolsillo las reparaciones y la pintura de sus barcos para no quedar deshonrados ante los capitanes franceses. El marqués de la Ensenada consiguió, durante el reinado de Fernando VI, modernizar la vieja marina española y aumentar su prestigio, que ya se iba deteriorando. Además, a él se le debió la ampliación de los astilleros de Cádiz, Cartagena, Ferrol y La Habana, de donde salieron algunos de los barcos participantes en Trafalgar. La modernización de la Armada era una necesidad de urgencia, que si bien se mantenía en pie como para intentar defender el Imperio, ya no estaba en condiciones de sostener un combate a gran escala contra la más moderna de las flotas.

El general Mazarredo llegó a comentar lo siguiente acerca de la composición de la flota en su momento: «Llenamos los buques de unaWikipedia porción de ancianos, de achacosos, de enfermos e inútiles para la mar». Estas palabras serían más tarde refrendadas por el mayor general don Antonio de Escaño, que escribió en su Informe sobre la Escuadra del Mediterráneo lo siguiente: «Esta escuadra hará vestir de luto a la Nación en caso de un combate, labrando la afrenta del que tenga la desventura de mandarla». De forma que se puede observar la impresión pesimista que los oficiales de la flota española tenían antes de la batalla. Incluso los altos mandos españoles habían expresado las nulas posibilidades en un enfrentamiento directo contra la flota británica, y propusieron una estrategia de esperar en el puerto el paso del invierno, a la par que la flota británica podía verse debilitada en la mar mientras los bloqueaban y soportaban las tormentas que pudieran surgir, no obstante la insistencia y las presiones por parte del mando aliado francés fueron determinantes.

Mandos españoles

Capitán General Federico Gravina y Napoli
El marino de origen italiano​ (Palermo, 1756) fue duodécimo capitán general de la Armada de España y estuvo al frente de los navíos españoles en la batalla de Trafalgar. Se encargó del navío Príncipe de Asturias,17​18​ de 112 cañones y 1141 marinos.​
Teniente General Ignacio María de Álava
El alavés​ (Vitoria, 1750), fue segundo al mando de los españoles y a posteriori 14º Capitán General de la Armada. Participó en el Santa Ana,21​ de 120 cañones y 1102 hombres.
Jefe de Escuadra Baltasar Hidalgo de Cisneros
El marino cartagenero (Cartagena, 1755)22​ fue a posteriori nombrado Almirante y virrey de Río de Plata. Participó en el Santísima Trinidad.
Brigadier Cosme Damián de Churruca
El marino vasco​ (Motrico, 1761) estuvo al mando del San Juan Nepomuceno,​ de 74 cañones y 530 marinos. Notable marino y científico, llegó a ser alcalde de su localidad natal, Motrico (Guipúzcoa). Participó en el asedio a Gibraltar en 1781 y realizó misiones de exploración científica al estrecho de Magallanes entre otras acciones.
Brigadier Dionisio Alcalá Galiano
El marino andaluz ​(Cabra, 1760) estuvo al mando del Bahama,28​ de 74 cañones y 702 marinos. Participó también en exploraciones al estrecho de Magallanes y en la expedición Malaspina.29​
Brigadier Cayetano Valdés
Valdés​ (Sevilla, 1767) fue a posteriori 17º Capitán General de la Armada. Estuvo al mando del navío Neptuno,31​ de 80 cañones y 797 marinos.
Mayor General Antonio de Escaño
Escaño​ (Cartagena, 1750) fue a posteriori nombrado Teniente General de la Armada. Estuvo a las órdenes de Gravina y fue nombrado mayor general de la escuadra, embarcando en el navío Príncipe de Asturias.
Capitán Francisco Alcedo y Bustamante
El cántabro Alcedo33​ (Santander, 1758) estuvo al mando del navío Montañés,34​ de 80 cañones y 749 marinos.
Capitán General Francisco Javier de Uriarte y Borja
El gaditano Uriarte​ (El Puerto de Santa María, 1753) estuvo al mando del navío Santísima Trinidad.36​ Navío de cuatro puentes, construido en los astilleros de La Habana. Era el navío más grande del momento; contaba con 136 cañones y 1159 hombres.

Navíos de la flota española

La flota española anclada en Cádiz quedaba compuesta por 15 navíos de línea. A continuación se citan los diferentes navíos, con el armamento que portaban y con el comandante u oficial superior al mando de cada uno. Las cruces señalan los caídos en combate o como consecuencia del combate.


NavíoBotaduraTripulaciónComandantePotenciaFinalEnlaces
ArgonautaFerrol, 1798798 († 100 / h. 203)Antonio Pareja92 cañones
2 puentes
Capturado y hundido37
BahamaLa Habana, 1780702 († 75 / h. 67)Dionisio Alcalá Galiano †74 cañones
2 puentes
Capturado y hundido38
MonarcaFerrol, 1794667 († 100 / h. 150)Teodoro Argumosa74 cañones
2 puentes
Capturado y quemado39
MontañésFerrol, 1794749 († 17 / h. 29)Francisco Alcedo y Bustamante †80 cañones
2 puentes
Huido. Regresó a Cádiz40
NeptunoFerrol, 1795800 († 42 / h. 47)Cayetano Valdés80 cañones
2 puentes
Capturado, reapresado y perdido en la costa41
Príncipe de AsturiasLa Habana, 17941.141 († 52 / h. 110)Federico Gravina †
Antonio de Escaño
112 cañones
3 puentes
Huido. Regresó a Cádiz42
RayoLa Habana, 1749830 († 4 / h. 14)Enrique MacDonnell100 cañones
2 puentes
Naufragó43
San AgustínGuarnizo, 1768711 († 180 / h. 200)Felipe Jado Cagigal80 cañones
2 puentes
Capturado y hundido44
San Francisco de AsísGuarnizo, 1767657 († 5 / h. 12)Luis Antonio Flores y Pereyra74 cañones
2 puentes
Varado45
San IldefonsoCartagena, 1785716 († 34 / h. 136)José Ramón de Vargas y Varáez74 cañones
2 puentes
Capturado46
San Juan NepomucenoGuarnizo, 1766530 († 100 / h. 150)Cosme Damián Churruca †74 cañones
2 puentes
Capturado47
San JustoCartagena, 1779694 († 0 / h. 7)Miguel Gastón76 cañones
2 puentes
Huido. Regresó a Cádiz48
San LeandroFerrol, 1787606 († 8 / h. 22)José de Quevedo y Chieza74 cañones
2 puentes
Huido. Regresó a Cádiz49
Santa AnaFerrol, 17841.102 († 99 / h. 141)José de Gardoqui
Ignacio María de Álava
120 cañones
3 puentes
Capturado y reapresado50
Santísima TrinidadLa Habana, 17691.159 († 205 / h. 108)Baltasar Hidalgo de Cisneros
Francisco Javier de Uriarte y Borja
140 cañones
4 puentes
Capturado y hundido36

Estado de la flota francesa

La Marina Imperial de Francia era considerada la segunda en importancia de la época. Estaba dotada de barcos potentes y modernos, pero la Revolución francesa había dejado el cuerpo de oficiales a marinos inexpertos en sustitución de los antiguos mandos, ajusticiados durante el proceso revolucionario por su origen aristocrático. La mayor parte de los oficiales eran inexpertos en citas bélicas de importancia, careciendo de capacidad de lucha, mientras que las tripulaciones carecían de experiencia profesional naval, abusando de soldados del ejército de tierra para los navíos.

Mando francés


  • Marina Imperial Francesa

Vicealmirante Pierre Charles Silvestre de Villeneuve
Marino de origen provenzal (Valensole, 1763) era el vicealmirante de la flota francesa durante las Guerras Napoleónicas. Villeneuve mandó la flota franco-española derrotada en la batalla al mando del Bucentaure.​ Fue un marino desprestigiado que no gozaba de la confianza de su gobierno ni de sus aliados españoles.
Contralmirante Charles-René Magon de Médine
(París, 1763) Magon actuó como segundo de los franceses. Tenía experiencia por su participación en la guerra de Independencia de los Estados Unidos y en las Guerras Revolucionarias Francesas.

Navíos de la flota francesa

La dotación francesa en la batalla constó de 18 navíos de línea:

NavíoBotaduraTripulaciónComandantePotenciaFinal
ScipionTolón, 1801817 († 5)Charles Berrenger74 cañones
2 puentes
Huido. Capturado en Ortegal
IntrépideFerrol, 1799800 († 100 / h. 200)Louis-Antoine-Cyprien Infernet74 cañones
2 puentes
Hundido
FormidableTolón, 1795840 († 11 / h. 30)Pierre-Étienne-René-Marie Dumanoir
Jean-Marie Lettelier
80 cañones
2 puentes
Huido. Capturado en Ortegal
Duguay-TrouinRochefort, 1800755 († 13 / h. 23)Claude Touffet74 cañones
2 puentes
Huido. Capturado en Ortegal
Mont-BlancRochefort, 1791755 († 2)Guillaume-Jean-Noël Lavillegris74 cañones
2 puentes
Huido. Capturado en Ortegal
HérosRochefort, 1801690 († 11 / h. 23)Jean-Baptiste-Joseph-René Poulain †74 cañones
2 puentes
Huido. Regresó a Cádiz
BucentaureTolón, 1803888 († 192 / h. 46)Pierre Charles Silvestre de Villeneuve
Jean-Jacques Magendie
80 cañones
2 puentes
Hundido
RedoutableBrest, 1791750 († 580 / h. 81)Jean Jacques Etienne Lucas74 cañones
2 puentes
Hundido
NeptuneTolón, 1803888 († 15 / h. 39)Esprit-Tranquille Maistral80 cañones
2 puentes
Huido. Regresó a Cádiz
IndomptableBrest, 17901.050 († 800)Jean-Joseph Hubert †80 cañones
2 puentes
Hundido
FougueuxLorient, 1785693 († 600 / h. 10)Louis-Alexis Baudouin †74 cañones
2 puentes
Hundido
PlutonTolón, 1805755 († 67 / h. 130)Julien Marie Cosmao-Kerjulien74 cañones
2 puentes
Huido. Regresó a Cádiz
AlgésirasLorient, 1804755 († 85 / h. 142)Charles-René Magon †
Laurent Tourneur
74 cañones
2 puentes
Recapturado
AigleRochefort, 1800800 († 100 / h. 200)Pierre-Paulin Gourrège †74 cañones
2 puentes
Hundido
SwiftsureDeptford, 1787755 († 68 / h. 123)Charles Eusèbe L´Hospitalier de la Villemadrin †74 cañones
2 puentes
Capturado
ArgonauteLorient, 1798755 († 53 / h. 127)Jacques Epron-Desjardins74 cañones
2 puentes
Huido. Regresó a Cádiz
AchilleRochefort, 1804800 († 480 / h. 30)Louis Gabriel Deniéport †74 cañones
2 puentes
Volado
BerwickPortsmouth, 1775814 († 300 / h. 15)Jean-Gilles Filhol de Camas †74 cañones
2 puentes
Hundido

Estado de la flota británica

Por otro lado, la escuadra británica al mando del almirante Horatio Nelson estaba compuesta por marineros profesionales, casi todos con varios años en la mar y una amplia experiencia en el combate. De hecho, muchos de los marineros y buques que participaron en Trafalgar fueron los que pusieron en jaque a Francia y a España en varias ocasiones como en la batalla del Cabo de San Vicente, en la batalla del Nilo o en la ya comentada del cabo Finisterre. Además se encontraba comandada por un almirante que se había convertido por méritos propios en toda una leyenda en el Reino Unido y en el resto de Europa.

Nelson se había batido con éxito contra los daneses en Copenhague, contra los franceses en Aboukir, afianzó la posición de la fuerza británica en el Mediterráneo y condujo el bloqueo contra Cádiz y Tolón. A pesar de que el número de buques británicos era menor que el de la flota combinada franco-española, la superioridad en cadencia de tiro y en capacidad de maniobra que le otorgaba su experta marinería la convertían en una fuerza insuperable para los espléndidos pero mal conservados y peor dotados buques españoles.


Mando británico


  • Marina Real británica

Vicealmirante Horatio Nelson
El marino británico (Burnham Thorpe, 1758) más célebre de la historia, se destacó durante las Guerras Napoleónicas y obtuvo su mayor victoria en la célebre batalla de Trafalgar, en la que perdió la vida. Fue duque de Bronte en el Reino de Nápoles (1799); vizconde Nelson y barón del Nilo y de Burnham Thorpe (1798), y barón de Hilborough (1801) en Inglaterra.
Vicealmirante Cuthbert Collingwood
(Newcastle upon Tyne, 1748) Se destacó por participar junto con Horatio Nelson en varias de las victorias británicas de las guerras napoleónicas y, a menudo, como el sucesor de Nelson en diversas campañas.

Navíos de la flota británica

El Reino Unido dispuso de 27 navíos de línea en la batalla.
.
NavíoBotaduraTripulaciónComandantePotenciaFinalEnlaces
HMS AfricaDeptford1781498 († 8 / h. 44)Henry Digby64 cañones
2 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS VictoryChatham1765821 († 57 / h. 102)Horatio Nelson †
Thomas Masterman Hardy
100 cañones
3 puentes
Regresó a Gibraltar52
HMS TemeraireChatham1798718 († 47 / h. 76)Eliab Harvey98 cañones
3 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS NeptuneDeptford1797741 († 10 / h. 34)Thomas Francis Fremantle98 cañones
3 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS LeviathanChatham1790623 († 4 / h. 22)Henry William Bayntun74 cañones
2 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS ConquerorHarwich1801573 († 3 / h. 9)Israel Pellew74 cañones
2 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS BritanniaPortsmouth1762854 († 10 / h. 42)William Carnegie
Charles Bullen
100 cañones
3 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS AgamemnonBucklers Hard1781498 († 2 / h. 8)Edward Berry64 cañones
2 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS AjaxRotherhithe1798702 († 2 / h. 10)John Pilford74 cañones
2 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS OrionDeptford1787541 († 1 / h. 23)Edward Codrington74 cañones
2 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS MinotaurWoolwich1793625 († 3 / h. 22)Charles John Moore Mansfield74 cañones
2 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS SpartiateTolón1798620 († 3 / h. 22)Francis Laforey74 cañones
2 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS Royal SovereignPlymouth, 1786826 († 47 / h. 94)Cuthbert Collingwood
Edward Rotheram
100 cañones
3 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS BelleisleRochefort, 1795728 († 33 / h. 94)William Hargood74 cañones
2 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS MarsDeptford, 1794615 († 29 / h. 61)George Duff †
William Hennah
74 cañones
2 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS TonnantTolón, 1798688 († 26 / h. 50)Charles Tyler80 cañones
2 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS BellerophonFrindsbury, 1786522 († 28 / h. 127)James Cook †
William Pryce Cumby
74 cañones
2 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS ColossusDeptford, 1803571 († 40 / h. 160)James Nicoll Morris74 cañones
2 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS AchilleGravesend, 1798619 († 13 / h. 59)Richard King74 cañones
2 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS RevengeChatham, 1805598 († 28 / h. 51)Robert Moorsom74 cañones
2 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS PolyphemusSheerness, 1782484 († 2 / h. 4)Robert Redmill64 cañones
2 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS SwiftsureBucklers Hard, 1804570 († 9 / h. 8)William Gordon Rutherfurd74 cañones
2 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS DreadnoughtPortsmouth, 1801725 († 7 / h. 26)John Conn98 cañones
3 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS DefianceRotherhithe, 1783577 († 17 / h. 53)Philip Charles Durham74 cañones
2 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS ThundererRotherhithe, 1783611 († 4 / h. 12)John Stockham74 cañones
2 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS DefencePlymouth, 1763599 († 7 / h. 29)George Hope74 cañones
2 puentes
Regresó a Gibraltar
HMS PrinceWoolwich, 1788735 († 0 / h. 0)Richard Grindall98 cañones
3 puentes
Regresó a Gibraltar

Orden de combate de la escuadra combinada

  • Escuadra de Observación
    • 1.ª División
      • San Juan Nepomuceno, navío de línea (España)
      • Berwick, navío de línea (Francia)
      • Príncipe de Asturias, navío de línea (España)
      • L'Achilles, navío de línea (Francia)
      • San Ildefonso, navío de línea (España)
      • L'Argonaute, navío de línea (Francia)
      • La Themis, fragata (Francia)
      • L'Argus, bergantín (Francia)
    • 2.ª División
      • Swiftsure, navío de línea (Francia)
      • Argonauta, navío de línea (España)
      • L'Algesiras, navío de línea (Francia)
      • Montañés, navío de línea (España)
      • L'Aigle, navío de línea (Francia)
      • Bahama, navío de línea (España)
      • L'Hermione, fragata (Francia)
  • Segunda Escuadra o Vanguardia
    • Le Pluton, navío de línea (Francia)
    • Monarca, navío de línea (España)
    • Le Fogueaux, navío de línea (Francia)
    • Santa Ana, navío de línea (España)
    • L'Indomptable, navío de línea (Francia)
    • San Justo, navío de línea (España)
    • L'Intrepide, navío de línea (Francia)
    • La Rhin, fragata (Francia)
  • Primera Escuadra o Centro
    • Le Redoutable, navío de línea (Francia)
    • San Leandro, navío de línea (España)
    • Le Neptune, navío de línea (Francia)
    • Le Bucentaure, navío de línea (Francia)
    • Santísima Trinidad, navío de línea (España)
    • L'Heros, navío de línea (Francia)
    • San Agustín, navío de línea (España)
    • L'Hortense, fragata (Francia)
    • Le Furet, bergantín (Francia)
  • Tercera Escuadra o Retaguardia
    • Le Mont-Blanc, navío de línea (Francia)
    • San Francisco de Asís, navío de línea (España)
    • Le Duguay-Trouin, navío de línea (Francia)
    • Le Formidable, navío de línea (Francia)
    • Rayo, navío de línea (España)
    • Le Scipion, navío de línea (Francia)
    • Neptuno, navío de línea (España)
    • La Cornelie, fragata (Francia)


La batalla


Las dos columnas británicas (en rojo) rompen la línea franco-española (azul y negro, respectivamente) a las 12:00.

División de las tropas.

La flota británica, al mando de Horatio Nelson, atacó en forma de dos columnas paralelas en perpendicular a la línea formada por Villeneuve, lo que le permitió cortar la línea de batalla enemiga y rodear a varios de los mayores buques enemigos con hasta cuatro o cinco de sus barcos. En un día de vientos flojos, la flota combinada navegaba a sotavento, lo que también daba la ventaja a los británicos y, para colmo de desdichas, Villeneuve dio la orden de virar hacia el noreste para poner rumbo a Cádiz en cuanto tuvo constancia de la presencia de la flota británica. El cuerpo español no estaba de acuerdo en esto. Al parecer, Churruca, mientras leía las señales con el anteojo, manifestó: «el almirante no sabe lo que hace, la flota está perdida». Villeneuve intentaba huir casi sin presentar batalla, cuando la flota combinada francoespañola era, en cuanto a navíos, superior a la británica.

La virada se realizó desordenadamente, ya que la virada en redondo con viento flojo tomó mucho tiempo a determinadas unidades muy pesadas y poco maniobreras. La línea de combate quedó deshecha y desaprovechada su mayor potencia de fuego. El ataque de Nelson desorganizó completamente la línea, consiguiendo la división de ésta en tres. Esto permitió a la escuadra de Nelson capturar a los barcos franceses y españoles, cortar la línea y batirles con artillería por proa y popa, los puntos más vulnerables de este tipo de embarcaciones. El combate empezó al mediodía, cuando un cañonazo de un navío de la retaguardia de la combinada disparó contra el Royal Sovereign que mandaba Cuthbert Collingwood.



Para colmo de despropósitos, la escuadra de vanguardia quedó aislada del combate y se alejó considerablemente del centro de la batalla aun a pesar de las explícitas órdenes generales que dictaban que «si un capitán no está en el fuego, diríjase al fuego». El Bucentaure izó enseñas repetidamente para que la escuadra de vanguardia virase hacia el combate, orden que, inexplicablemente no fue atendida al momento por Dumanoir al mando de la agrupación. Algunos buques franceses y todos los españoles de esta escuadra viran hacia el fuego; sin embargo, Dumanoir, en un acto de cobardía, huye con su barco, el Formidable, junto a tres más: el Mont-Blanc, mandado por Lavillesgris; el Duguay-Trouin, mandado por Touffet y el Scipion, mandado por Charles Berrenger. Estos cuatro barcos huidos (todos franceses) fueron apresados por la flota británica doce días después de la batalla de Trafalgar, cuando intentaban ganar la costa francesa a la altura de cabo Ortegal. Posteriormente, Dumanoir manifestó no haber visto la orden del Almirante debido a la humareda reinante.

Victoria británica: derrota de españoles y franceses

En el espacio de dos horas, la mayoría de los navíos más importantes de la flota franco-española, como el "Bucentaure", el "Santa Ana", el "Redoutable" y el "Santísima Trinidad" ya se habían rendido o ya no disparaban sus cañones. En este tiempo, Gravina había sido herido y más tarde encontraron la muerte Dionisio Alcalá Galiano, en el Bahama, y Cosme Damián Churruca, en el San Juan Nepomuceno. Los comandantes quedaban la mayoría heridos, así como sus segundos. Casi al final del propio combate (hacia las 6 p. m.), el navío francés Achille, del capitán Deniéport, hizo explosión. El motivo fue que se incendió la santabárbara.

A las seis y media de la tarde finalizó el combate, quedando la flota franco-española aniquilada en todos los sentidos. La mayoría de los barcos españoles y franceses que habían sido apresados por la flota británica fueron llevados a Gibraltar. Esa noche se desató una tormenta; algunos barcos no pudieron aguantar, como el Santísima Trinidad, que se hundió con los heridos; otros pudieron llegar a las costas del golfo de Cádiz.

Esta derrota no solo significó el fin del intento napoleónico de domino marítimo, sino también el alejamiento de España como potencia colonial y marítima, ya que tardaría varias décadas en recuperarse de este duro golpe.

Los jefes muertos en combate


Nelson recibe un disparo en la cubierta del Victory. Cuadro de Denis Dighton.

A pesar de saberse vencidos de antemano, y conocedores de su inferior posición táctica, los capitanes y las tripulaciones españolas y francesas se batieron con auténtica heroicidad durante horas contra un enemigo claramente en inferioridad numérica pero en posición de ventaja y superior maniobrabilidad, de tal forma que en algunas ocasiones ni siquiera quedó un oficial que rindiera el navío tras la batalla, puesto que muchos de ellos terminaron muriendo o fueron gravemente heridos en la cubierta superior, donde se encontraban a tiro de metralla de las carronadas y de los tiradores apostados en los palos de los buques enemigos. En Trafalgar murieron, entre muchos otros, Cosme de Churruca, alcanzado por un disparo de cañón en una pierna; Luis Pérez del Camino Llarena, Dionisio Alcalá Galiano y Francisco Alcedo y Bustamante. El vicealmirante Federico Gravina y Nápoli moriría meses más tarde a causa de las heridas sufridas en esta batalla.



Francia perdió doce de sus dieciocho barcos, con 2218 muertos, 1155 heridos y unos 500 prisioneros capturados por los británicos. Solo un tercio de los 15 000 franceses participantes en la batalla volvieron un día a Francia. El Reino Unido sufrió en Trafalgar 449 muertos (entre los que, además de Nelson, estaban trece de sus mejores oficiales) y 1241 heridos. Un costo significativo en una victoria que, desde luego, consolidó el liderazgo incuestionable de la armada británica en todos los mares. Para los españoles, Trafalgar fue una derrota dura que pronto adquirió connotaciones trascendentes. Los efectos trágicos fueron bien patentes. España perdió diez de los quince barcos con los que luchó, con un total de 1022 muertos, 1383 heridos y unos 2500 prisioneros, del total de 12 000 españoles que intervinieron en la batalla.

La baja británica más importante fue la de Horatio Nelson, casi una hora y media después de empezar el combate. Horatio Nelson murió alcanzado por un tirador de la cofa del Redoutable, comandado por el capitán Jean-Jacques de Lucas, que disparó desde la jarcia. Nelson fue fácilmente distinguible del resto al combatir el almirante con todas sus insignias y honores cosidos en su casaca. Una bala de mosquete le entró por el hombro siguiendo una trayectoria descendente hasta quedar alojada en la columna vertebral. Inmediatamente, Nelson fue trasladado a la bodega para que un cirujano se ocupara de él, aunque desde el primer momento pudo constatarse la gravedad mortal de la herida. A causa de ella, Nelson se fue desangrando en una lenta agonía, rodeado de sus más fieles oficiales. Durante la misma tuvo momentos de delirio y otros de lucidez. Hubo tiempo de informarle de la victoria de las armas británicas, tras lo cual pronunció su famosa frase: «Gracias a Dios he cumplido con mi deber». Sus últimas palabras fueron «Dios y mi país».53​

El cadáver de Nelson fue desnudado y conservado en un barril de brandy de jerez para evitar su deterioro en la travesía hasta Londres. A su llegada fue enterrado con honores militares en una ceremonia de una solemnidad nunca antes conocida en el Reino Unido. Actualmente yace en la cripta de la catedral de San Pablo de Londres.

Consecuencias de la batalla


Hito conmemorativo del 200.º aniversario de la batalla de Trafalgar. Texto de Benito Pérez Galdós (de la novela Trafalgar).

Esta batalla frustró la intención de los franceses de invadir, o al menos bloquear, por mar al Reino Unido (tal y como el lord del Almirantazgo británico John Jervis había dicho con sorna en 1801: «Yo no digo que los franceses de Napoleón no vayan a venir, pero desde luego, no vendrán por mar») y supuso el comienzo del poderío naval británico, que duraría un siglo.

Villeneuve fue enviado preso a Inglaterra, pero fue puesto en libertad bajo palabra. Volvió a Francia en 1806. El 22 de abril de 1806 se le encontró muerto en su habitación del Hotel de Patrie, en Rennes, apuñalado en el pecho seis veces. Se informó que Villeneuve se había suicidado y se le enterró sin ceremonia alguna. Probablemente fuera víctima de una ejecución extrajudicial ordenada por Napoleón o por elementos de su gobierno para evitar el bochornoso espectáculo de un juicio y posterior ejecución en la capital del imperio de un almirante derrotado.

Esta contienda naval no significó en absoluto la destrucción de la armada española, ya que, de los aproximadamente 15 navíos españoles que combatieron, fueron menos de siete los hundidos. La flota de guerra hispana contaba con 45 navíos de tres puentes[cita requerida] que se pudrieron en los puertos españoles durante la Guerra de Independencia, forzados a ese lamentable estado debido a la ocupación francesa.

La batalla, aunque hubiera sido una victoria franco-española, no habría determinado la guerra contra el Reino Unido, puesto que los británicos hubieran podido rearmarse y llevar a las inmediaciones de Cádiz otra flota igual o superior a la de Nelson (tenían una armada de más de 100 navíos de línea). No obstante, una eventual victoria aliada hubiese iniciado la consolidación del poder napoleónico en el Mediterráneo.

Con todo, la batalla de Trafalgar otorgó a los británicos el dominio absoluto de los mares no solo durante las campañas napoleónicas, sino también durante la práctica totalidad del siglo XIX. No en vano está dedicada a Trafalgar la plaza más importante de la ciudad de Londres. Asimismo, se pueden encontrar calles dedicadas a esta batalla en varias ciudades españolas, tal es el caso de Valencia, Algeciras, Barcelona, Leganés, Málaga o la propia capital, Madrid.

El hecho que la flota española fuera fuertemente debilitada durante la batalla de Trafalgar, dificultó el tráfico comercial y militar, así como el control de las colonias españolas en América, con lo que, sumado a la situación de conflicto que se daba en Europa, se facilitó el éxito de los patriotas en las guerras de independencia hispanoamericanas que se dieron a partir de 1810.54​

Trafalgar en la cultura popular

Trafalgar Square

En la década de 1840, quedaba terminada en la zona céntrica de Londres, el espacio habilitado para lo que se denominó en un principio plaza de Guillermo IV, pero que fue cambiado gracias a George Ledwell Taylor, quien convino a renombrarla en favor de Horatio Nelson y su importante victoria en la batalla de Trafalgar. Así pues, Trafalgar Square homenajea la victoria de la armada británica frente a la flota combinada franco-española en octubre de 1805 en Cádiz.

La plaza está gobernada por la Columna de Nelson, construida entre 1840 y 1843 y con una altura de 46 metros. En la cúspide, una estatua de Nelson de 5,5 metros se yergue mirando hacia el palacio de Westminster, a través del Pall Mall.

El lugar ha sido, históricamente, lugar de manifestaciones políticas.

La plaza está formada por una gran área central rodeada de calles en tres de los cuatro lados. En el lado norte de la plaza se sitúa la National Gallery y al este la iglesia de St Martin-in-the-Fields. La plaza se comunica por el suroeste con The Mall a través del Admiralty Arch. En el sur se sitúa el Whitehall, al este Strand y al norte Charing Cross Road.


El HMS Victory, único barco que se conserva de esta batalla.

Cine

Trafalgar (1929) ganó el Oscar a Mejor director para Frank Lloyd. Aunque la batalla de Trafalgar es el trasfondo de la película, el argumento principal se basa en la relación amorosa entre Horatio Nelson (Victor Varconi) y su amante Emma Hamilton (Corinne Griffith).

Literatura

Trafalgar (1873) es la primera novela de la primera serie de los Episodios Nacionales, de Benito Pérez Galdós. Narra la historia del joven gaditano Gabriel de Araceli, que a los 14 años se ve envuelto en la batalla de Trafalgar como criado de un viejo oficial de la Armada en la reserva.
Cabo Trafalgar (2004) es una novela escrita por Arturo Pérez-Reverte. Esta novela le valió ser condecorado en 2005 con la Gran Cruz al Mérito Naval, la más alta distinción otorgada por la Armada Española para un civil.

Wikipedia